Lunes, 20 Febrero 2017 -
Banner

España se ‘blinda’ contra la Xylella

Compartir

Las comunidades autónomas intensifican los trabajos de vigilancia para detectar la presencia de esta peligrosa bacteria.

lineaapoyos

OlivarTodos los análisis realizados hasta el momento han dado negativo. / ArchivoLas comunidades autónomas españolas abordan uno de los mayores programas de prevención de las últimas décadas para blindarse frente a la entrada de la bacteria Xylella fastidiosa desde Baleares, pero piden tranquilidad para evitar la “psicosis”.

Su peligrosidad es de sobra conocida: la enfermedad bacteriana tiene al menos cuatro subespecies que afectan a más de 300 hospedantes, tanto agrícolas —como cítricos, vid, frutales, almendro u olivo—, como ornamentales (romero, adelfa, polygala...).

Las autonomías adaptan y aplican a sus especificidades el Plan Nacional de Contingencia de Xylella fastidiosa —elaborado por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama), que complementa y desarrolla las medidas de la Unión Europea—, e incluye un Protocolo de Prospecciones para la detección precoz y un Programa de Erradicación, en caso de detectarla.

El Colegio de Agrónomos de Levante pide “cordura y prudencia” ante la detección de Xylella en un centenar de especies vegetales de Baleares y ve necesario “aprender a convivir” con esta bacteria.

De la misma opinión son los agricultores, asegura el gerente de Asaja-Baleares, Joan Simonet, quien aprueba el protocolo de contención del Gobern balear —se eliminan sólo los árboles afectados— y no quiere pensar que la Unión Europea pudiera obligar a la comunidad, en el futuro, a adoptar un programa de erradicación, que supondría prácticamente “el final de los cultivos permanentes en Mallorca”.

Si Bruselas decidiese en los próximos meses dar un paso más hacia estas últimas medidas, “deberíamos plantearnos incluso la salida de España de la UE”, ironiza Simonet, porque implicaría talar y destruir los arboles a 100 metros a la redonda desde cada ejemplar afectado, incluyendo leñosos y masas forestales —encinas o pinos—.

“Debe imperar el sentido común en la UE” y mantenerse el protocolo de contención actual, que apoyan Mapama y Gobern. “Los agricultores tienen inquietud, pero no hay una plaga masiva. El centenar de casos afectados son en su inmensa mayoría olivos, almendros y acebuches semi-abandonados, en zonas marginales. La bacteria no está atacando plantaciones sanas”, explica el gerente.

Pide que los sectores no caigan en la “psicosis”, tras comprobar que “ahora, todo el mundo que tiene una rama seca, la está llevando a la Consejería para analizar”. ¿Reacción desproporcionada? Joan Simonet recuerda que el viñedo de Estados Unidos convive con la Xylella desde hace cien años y allí no se han adoptado medidas traumáticas.

Los agricultores ofrecen su colaboración, además, para eliminar los vectores que transmiten la bacteria —unos insectos del género de los “cicadélidos”, especialmente— con los tratamientos aconsejados.

Intensa vigilancia
Las comunidades autónomas españolas se juegan mucho —los efectos económicos y ambientales podrían ser enormes— y los trabajos de vigilancia son ingentes, si bien todos los análisis realizados hasta el momento han dado negativos.

Aragón tiene más de 180.000 hectáreas de cultivos que potencialmente pudieran verse en riesgo, en caso de que entrara la Xylella en la Península, recuerda el director del Centro de Sanidad y Certificación Vegetal, Emilio Betrán. Y no se arriesgan. De momento, la descartan tras realizar, sólo en 2016 y en el marco del protocolo regional de prospecciones, 126 inspecciones a viveros y visitar 2.700 hectáreas de plantaciones —como olivo, almendro, viñedo, melocotonero o nectarino— y masas forestales.

La Consejería de Agricultura de Andalucía tampoco encontró Xylella tras realizar 367 actuaciones de vigilancia en 2016 y tomar hasta 1.592 muestras de material vegetal sensible. De las citadas 367 actuaciones, 195 se han centrado en el olivar (129 en viveros y 66 en explotaciones); no en vano, es la primera productora mundial y quiere evitar estragos como el ocurrido en Apulia (Italia).

En Murcia, el plan de contingencia incluye la inspección de unos 250 viveros y “Garden centers”, y 150.000 hectáreas de cultivos; y en la Región ya han redoblado los esfuerzos para poner al día los métodos analíticos por parte del Laboratorio Agroalimentario y de Sanidad Animal.

Cataluña “está libre de Xylella”, declara también su directora general de Agricultura y Ganadería, Teresa Masjuan, después de que se hayan analizado 814 muestras a lo largo de 2016. Y la Comunidad Valenciana, que cuenta con la mayor red de detección de Europa, incrementará la vigilancia para evitar que pueda llegar material vegetal hospedante desde Baleares, asegura el director general de Agricultura, Ganadería y Pesca, Roger Llanes.

La Dirección General de Producción Agropecuaria e Infraestructuras Agrarias de Castilla y León ha realizado, dentro del plan de prospecciones, 498 inspecciones, con “cero” positivos.

Son sólo algunos ejemplos de los planes autonómicos; mientras tanto, y por lo que respecta a Baleares, contarán con el apoyo de la publica Tragsa en la “cruzada” anti-Xylella, que reforzará los laboratorios y erradicará árboles y plantas dañados en las islas.

El problema ha saltado, además, a la arena política y, tras monopolizar jornadas en el Senado, el portavoz de Agricultura del PSOE, Felipe Sicilia, ha solicitado la comparecencia de la ministra Isabel García Tejerina en el Congreso de los Diputados.

Banner
Síguenos en:

facebook  Twitter  Googleplus 

banner_suscriptores
ZONA PRIVADA PARA SUSCRIPTORES
Suscripción al newsletter


Archivo