Vienes, 24 Marzo 2017 -
Banner

Oleada de inversiones en las bodegas

Compartir

Las compañías españolas aceleran las inversiones dentro y fuera del país para diversificar su oferta y atender las tendencias de consumo. Para las bodegas, el mercado “es el mundo”. La globalización se impone.

lineaapoyos

BodegasVisitantes en Pacs del Penedès. / Bodegas TorresEl mundo del vino se agita con una oleada de adquisiciones, inversiones en instalaciones y construcción de nuevas bodegas, una tendencia internacional a la que no son ajenas grandes firmas españolas como González Byass, Félix Solís Avantis, Torres o J.García Carrión, cada vez más globalizadas.

En California, Gallo Winery ha comprado a Orin Swift; Jackson Family Wines hizo lo propio con Copain Wines; Constellation con Prisoner Wine; y GI Partners con Far Niente Wine Estates.

El consejero delegado de Tempos Vega Sicilia, Pablo Álvarez, explica a Efeagro que este movimiento global será cada vez más evidente porque “el consumo de vino va a ir aumentando”.

En Estados Unidos, según Álvarez, las grandes compañías de producción y distribución se han enfocado al vino barato, pero quieren ahora responder a la creciente demanda de referencias de mayor nivel.

En el Valle del Napa, por ejemplo, una de las compradoras, Gallo —la mayor bodega del mundo, con unas ventas de 500 millones de botellas al año— apuesta por este nicho de negocio, detalla.

En España, los grandes grupos tratan de ganar dimensión porque “es un sector que va a funcionar si se hacen bien las cosas”.

Vega Sicilia confía en su alianza con Benjamin de Rothschild (Château Lafite) para crecer y, juntos, han construido la nueva bodega en Samaniego (Rioja Alavesa), con 25,5 millones de inversión, que estará lista para elaborar sus “Macán” en la próxima vendimia.

Tempos Vega Sicilia adhiere a Vega Sicilia, Alión (Ribera del Duero), Pintia (Toro), Oremus (Hungría) y Macán, pero Álvarez no descarta comprar una firma “de prestigio” en Estados Unidos o Francia.

Las compañías españolas “se ven obligadas a tener un poco de todo” para atender las distintas tendencias de consumo y diversificar porque “su mercado es el mundo”, apunta el director del Observatorio español del Mercado del Vino (OeMV), Rafael del Rey.

En este contexto de internacionalización y globalización, hay bodegas con distribuidora en Estados Unidos; que producen en Chile, Argentina o California; que mantienen alianzas con firmas de China, Rusia o Filipinas, y hasta las que han fijado su sede a Londres, añade Del Rey.

Freixenet abrió hace años el camino en la carrera internacional y hoy presume de 18 bodegas en tres continentes —Europa, América (del Norte y Cono Sur) y Australia—; Codorníu Raventós acumula diez, y otras caminan en el mercado a pasos acelerados.

El presidente y consejero delegado de Félix Solís Avantis, Félix Solís Yáñez, avanza un proyecto para construir bodega en Chile. “Empezamos a tener experiencia en este mercado mediante el embotellado en una bodega tercera y, paralelamente, ya hemos adquirido los terrenos y estamos en trámites de aprobación de proyectos”, señala el empresario, pionero hace años, por otra parte, en la construcción de instalaciones en otros países como China (1998).

“Conocemos bien la importancia y ventajas competitivas de los vinos de Chile en los mercados, donde gozan de beneficiosos acuerdos comerciales e inexistentes o muy bajos aranceles”, subraya Solís.

J.García Carrión (JGC) —que adquirió la antigua bodega de Paternina en Haro (DOCa Rioja) para ampliar capacidad productiva— invertirá, sólo durante este año, unos 25 millones para actuaciones en I+D y tecnología en sus plantas de producción y bodegas. Además, “tenemos prevista alguna nueva operación para este año, vinculada a bodegas de elaboración”, aseguran desde JGC.

En Chile, elaboran y exportan ya vinos propios con el “know how” de García Carrión y las marcas “Santa Rafaela” y “Estrella del Mar”. Según explican fuentes de la firma de origen murciano, los vinos chilenos tienen mucha calidad y muy buena imagen en los mercados internacionales, y “al estar en el hemisferio sur nos ofrece la ventaja de estar todo el año elaborando vino allí y aquí, una de las exigencias de grandes clientes que quieren garantías de suministro”.

Entre las operaciones de calado, González Byass adquiría en junio la chilena Veramonte, tras hacerse con Pazos de Lusco (Rías Baixas).

Torres —con centros en España, Chile o California, y distribuidora en China—, se hacía con el Castillo de la Bleda y 19 hectáreas de viña colindante para experimentar con variedades ancestrales.

Comprará terrenos a mayor altura en Chile y España, y construirá bodega en L’Aranyó (Lleida) —lista para 2017—; para la vendimia 2016, Torres estrenará la nueva sala de vinificación de Mas La Plana —vino icono de la familia—, situada en el interior de la Bodega Waltraud, con 1,2 millones de inversión, resaltan desde la firma.

Dcoop-Baco proyecta embotelladora en Alcázar de San Juan y otras cooperativas estudian operaciones en un sector vinícola en auge.

Banner
Banner
Banner
Síguenos en:

facebook  Twitter  Googleplus 

banner_suscriptores
ZONA PRIVADA PARA SUSCRIPTORES
Suscripción al newsletter


Archivo